7 Señales De Un Intestino Enfermo

Muchas facetas de la vida moderna, como los altos niveles de estrés, dormir muy poco, comer alimentos procesados y con alto contenido de azúcar y tomar antibióticos, pueden dañar nuestro microbioma intestinal. Esto, a su vez, puede afectar otros aspectos de nuestra salud, como el cerebro, el corazón, el sistema inmunológico, la piel, el peso, los niveles hormonales, la capacidad de absorber nutrientes e incluso el desarrollo del cáncer.

Hay varias formas en las que un intestino no saludable se puede manifestar. Estos son siete de los signos más comunes:

1. Malestar estomacal

Las alteraciones del estómago como gases, hinchazón, estreñimiento, diarrea y acidez de estómago pueden ser signos de un intestino enfermo. Un intestino equilibrado tendrá menos dificultades para procesar los alimentos y eliminar los desechos.

2. Una dieta rica en azúcar

Una dieta rica en alimentos procesados y azúcares agregados puede disminuir la cantidad de bacterias buenas en su intestino. Este desequilibrio puede provocar un aumento de los antojos de azúcar, lo que puede dañar aún más su intestino. Las altas cantidades de azúcares refinados, particularmente el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, se han relacionado con una mayor inflamación en el cuerpo. La inflamación puede ser precursora de varias enfermedades e incluso cánceres.

3. Cambios de peso involuntarios

Aumentar o perder peso sin hacer cambios en su dieta o hábitos de ejercicio puede ser una señal de un intestino no saludable. Un intestino desequilibrado puede afectar la capacidad del cuerpo para absorber nutrientes, regular el azúcar en la sangre y almacenar grasa. La pérdida de peso puede ser causada por el crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado (SIBO), mientras que el aumento de peso puede ser causado por la resistencia a la insulina o la necesidad de comer en exceso debido a la disminución de la absorción de nutrientes.

4. Alteraciones del sueño o fatiga constante

Un intestino enfermo puede contribuir a alteraciones del sueño como el insomnio o la falta de sueño y, por lo tanto, provocar fatiga crónica. La mayor parte de la serotonina del cuerpo, una hormona que afecta el estado de ánimo y el sueño, se produce en el intestino. Por tanto, el daño intestinal puede afectar su capacidad para dormir bien. Algunas alteraciones del sueño también se han relacionado con el riesgo de fibromialgia.

5. Irritación de la piel

Las afecciones de la piel como el eccema pueden estar relacionadas con un intestino dañado. La inflamación en el intestino causada por una dieta deficiente o alergias alimentarias puede causar un aumento de la “fuga” de ciertas proteínas al cuerpo, lo que a su vez puede irritar la piel y causar afecciones como el eccema.

6. Condiciones autoinmunes

Los investigadores médicos encuentran continuamente nuevas pruebas del impacto del intestino en el sistema inmunológico confiable. Se cree que un intestino enfermo puede aumentar la inflamación sistémica y alterar el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico. Esto puede conducir a enfermedades autoinmunes, donde el cuerpo se ataca a sí mismo en lugar de a invasores dañinos.

7. Intolerancias alimentarias

Las intolerancias alimentarias son el resultado de la dificultad para digerir ciertos alimentos (esto es diferente a una alergia alimentaria, que es causada por una reacción del sistema inmunológico a ciertos alimentos). Se cree que las intolerancias alimentarias pueden deberse a la mala calidad de las bacterias en el intestino. Esto puede provocar dificultad para digerir los alimentos desencadenantes y síntomas desagradables como hinchazón, gases, diarrea, dolor abdominal y náuseas. Existe alguna evidencia de que las alergias alimentarias también pueden estar relacionadas con la salud intestinal.

 

Add Comment